Dejan en libertad a los cuatro detenidos que vendían drogas en estacionamiento de supermercado

Una nueva operación ilegal referida a la venta de sustancias ilegales logró ser desbaratada por personal policial que se percató del proceder sospechoso de los ocupantes de dos automóviles que se desplazaban por las calles del Barrio Río Pipo. Los conductores, al sentirse observados, intentaron huir pero fueron cercados en el playón de un supermercado de la zona y lindero a la sede de la Comisaría 4ta.

En momentos en que los efectivos se acercaron a uno de los automotores, el sujeto que se encontraba al volante aceleró y los embistió violentamente, causándole lesiones de consideración en su pierna derecha a uno de los policías.

Aunque el hecho ocurrió el miércoles 30 de octubre último, recién en las últimas horas se pudieron conocer algunos datos más acerca del operativo, aunque el Juzgado Federal continúa guardando hermético silencio. Pese a que se trata de cuestiones que afectan directamente a la ciudadanía en general, desde ese ámbito no se suministra ningún tipo de información y se continúa en cambio con las sí muy conocidas medidas de máxima contemplación hacia quienes son sorprendidos vendiendo estupefacientes.

En este caso en particular, la Justicia Federal dispuso la detención de cuatro de los cinco sujetos que a bordo de dos vehículos estuvieron implicados en la persecución. La quinta persona es una mujer que viajaba en uno de los dos rodados, llevando en brazos a una beba, eximiéndose la Justicia de la prisión preventiva como el resto del grupo debió observar, al menos por algunas horas.

Los policías encontraron en poder de los sujetos una cantidad estimada en
100 g de cocaína y 130 g de marihuana, además de un arma de fuego calibre 38 que había sido convenientemente limada en su numeración para evidentemente, no poder ser identificada u asociada a algún otro ilícito.

Es de destacar que en presencia de testigos, los efectivos procedieron a retirar del interior de uno de los automotores una mochila conteniendo pequeñas bolsas con un polvo blanco que al ser sometido a los reactivos, arrojó que se trataba de clorhidrato de cocaína. La droga estaba fraccionada y lista para su comercialización, al igual que la marihuana. En la requisa del vehículo que momentos antes había atropellado al policía se encontró un arma de fuego, y otros elementos relacionados con el pesaje y fraccionado de estupefacientes.

Luego de realizados algunos allanamientos domiciliarios, los cuatro individuos recuperaron su libertad bajo la estricta condición de que observen pautas de conducta.

Los cuatro sujetos permanecieron los días miércoles y jueves detenidos, recuperando el viernes último su libertad, procesados por infracción a la Ley 23.737, por tenencia ilegal de arma de fuego y por atentar contra la integridad de un efectivo policial.

Fuente: Diario Prensa