Clausuran un quincho y un complejo deportivo por presencia de menores consumiendo alcohol

Personal policial y de la Municipalidad de Río Grande realizaron dos operativos el fin de semana, al detectar la presencia de numerosos menores que estaban consumiendo bebidas alcohólicas, los que participaban de fiestas clandestinas, de acuerdo a lo que fue consignada en el acta de infracción.

Uno de los procedimientos tuvo lugar el sábado a las 2.30 horas, en Viedma 410, donde llamativamente funciona el quincho de la mutual del personal policial (Campolter), donde había 150 menores de edad, participando de una fiesta que no estaba autorizada por las autoridades municipales.

Inspectores de la Dirección de Comercio procedieron a labrar la infracción correspondiente y a proceder a la clausura del local, colocando las fajas correspondientes, girando las actuaciones al Juzgado de Faltas de la Municipalidad que deberá dar curso administrativo para la aplicación de la multa correspondiente.

En el lugar, además, se decomisó gran cantidad de botellas de cerveza y de otras bebidas alcohólicas. El hecho de permitir que menores estuvieran en el lugar consumiendo esos productos agrava más la infracción que deberán aplicar las autoridades municipales.

El otro caso, sucedió este domingo, a las 1.30 horas, en el complejo deportivo denominado “La Diez”, ubicado en calle Punta Coronel Zelaya 705. Allí los inspectores municipales se constituyeron junto a efectivos de la División Servicios Especiales de la Policía.

En el complejo deportivo se llevaba a cabo una fiesta clandestina, con la presencia de menores de edad consumiendo bebidas alcohólicas, por lo que se procedió a la clausura preventiva del local.

Además de realizar las actuaciones de rigor, los inspectores decomisaron gran cantidad de botellas de cerveza y de todas bebidas alcohólicas. Además, se procedió a constatar al responsable del local, a quien se lo procedió a notificar de las actuaciones que serán giradas al Juzgado de Faltas de la Municipalidad.

En lo que va del año se han detectado numerosos casos de fiestas clandestinas en Río Grande, que son organizadas ante la imposibilidad de menores de edad de poder ingresar a locales bailables habilitados. La modalidad es cobrar una entrada de bajo costo o, en su defecto, que aporten una bebida alcohólica.

Muchas de las fiestas clandestinas pueden ser descubiertas, por quejas de los vecinos que a alta horas de la madrugada dan aviso telefónico a las autoridades, ante los disturbios que se producen entre chicos de corta edad que están alcoholizados. Desde la Municipalidad informaron que la gente puede llamar al 103, para comunicar cualquier novedad a Defensa Civil, que desde allí dan intervención a los inspectores de la Dirección de Comercio de la Municipalidad.