El Centro de Detención de Río Grande contará con una cancha de rugby para los internos

El próximo miércoles 4 de diciembre el Gobierno provincial, en conjunto con la Fundación Espartanos, inaugurarán la cancha de rugby de césped sintético de la Unidad de Detención de Río Grande, la cual está destinada para los internos privados de su libertad y que también tendrá un destino social para la comunidad.

La presencia de Espartanos tiene como objetivo seguir promoviendo el programa del rugby como herramienta transformadora en las unidades penales y compartir la experiencia para invitar a los distintos actores de la comunidad a tomar conciencia y a ser partícipes de una verdadera inclusión social.

Hace 10 años comenzó el trabajo de la Fundación Espartanos, con el primer equipo de rugby en la Unidad penal 48 de San Martín, en Buenos Aires. El impacto en las personas privadas de su libertad a través del deporte -sumado a las propuestas de educación, trabajo, y espiritualidad- sorprenden día a día.

El rugby es dar sentido de pertenencia. Ellos no pertenecían a nada. Ahora pertenecen a Los Espartanos. Se tatúan el escudo. Están orgullosos. Con este espíritu de equipo se rompió toda la dinámica carcelaria, cuenta Coco Oderigo, fundador del proyecto.

Esto se refleja en miles de historias conmovedoras donde una segunda oportunidad cambia la vida de la persona, su familia y su entorno; pero también en números concretos, con una baja en la violencia interna y el aumento en participación en programas de formación en los penales, y en la baja de la tasa de reincidencia delictiva de las personas que atraviesan el programa al recuperar su libertad.

Hoy son 21 las provincias y 67 los penales en todo el país los que están llevando adelante su experiencia siguiendo el programa de la Fundación Espartanos, gracias a las alianzas con las autoridades y el servicio penitenciario, y el desarrollo del voluntariado local.

En Tierra del Fuego el programa está presente en la Unidad de Detención Nº 2 de Ushuaia donde practica rugby el equipo “Los Huercos” y en la Unidad de Detención Nº 1 de Río Grande con “Los Vikingos”.

La visita de la comitiva de la Fundación Espartanos se centrará en Río Grande, donde se inaugurará la cancha de rugby en la Unidad de Detención Nº 1, con un entrenamiento compartido del equipo de los Vikingos. Además de los representantes de Fundación Espartanos de Buenos Aires, estarán participando las autoridades provinciales y municipales, el presidente de Fundación Macro Jorge Brito, principal donante y aliado, y el voluntario motor del proyecto local, Enzo “Tyson” Vilte.

El mismo 4 de diciembre a las 20:00 la Fundación convoca a una charla abierta, en la sede del IPRA, calle Perito Moreno 168, Río Grande.
Coco Oderigo dará su testimonio e invitará a un Espartano en libertad a compartir su experiencia. Se invita a participar de esta charla a toda la comunidad y se convocará especialmente a autoridades, clubes de rugby y deportes, colegios, empresas y medios de comunicación.

Durante la charla se presentará el libro “No permanecer caído” de Federico Gallardo, que relata el nacimiento y desarrollo de Espartanos desde la mirada de los protagonistas que transformaron sus vidas con esta iniciativa. Los testimonios hablan por sí mismos: “Siento que no me reinserté en la sociedad, me reinserté en la humanidad. Ahora soy humano” dice Emi en el capítulo V; “Creo que en los hechos uno se va haciendo. Mi cambio no es abstracto. Se puede ver”, concluye Ezequiel en el capítulo XXVII.

Gracias a la Fundación Macro se donarán 500 ejemplares del libro “No permanecer caído” a escuelas públicas, junto al material didáctico-educativo. Se propone que estas entidades educativas puedan hacer uso de la Guía de Estudio para el aula que propone una lectura consciente que aborda diferentes asignaturas. “El primer partido que tienen que ganar es contra ellos mismos. Tienen que convencerse de que si ellos no cambian, no pueden cambiar nada. Cuando se tiran para abajo, el equipo los levanta. Generalmente, sale la peor versión de los presos de la cárcel. Queremos que salga la mejor versión de ellos mental, física y espiritualmente”.

Este sueño que inició Coco hoy es una apuesta de más de 650 voluntarios en el país que creen que al promover el cambio individual de las personas se impacta en la transformación de la sociedad.

Fundación Espartanos
La Fundación Espartanos se conformó en el año 2009 con la misión de aportar a una sociedad inclusiva y con menor tasa delictiva, promoviendo la integración, socialización y acompañamiento de personas privadas de su libertad a través del rugby, la educación, el trabajo y la espiritualidad.

Su fundador es Eduardo “Coco” Oderigo, quien inició la experiencia del rugby en la Unidad Unidad 48 de máxima seguridad de San Martín, provincia de Buenos Aires. Aquí funciona la Unidad Modelo del programa, con un gran desarrollo del rugby, el fomento de la educación y formación, y la espiritualidad. Se acompaña especialmente a los jugadores que recuperan su libertad en programas de inserción laboral, que cuenta con el apoyo de 80 empresas, ha generado más de 300 puestos de trabajo formal. La iniciativa reduce la tasa de reincidencia delictiva de un 65% a un 5% en personas que pasan por el programa. Hay 3.030 jugadores en 67 unidades penitenciarias de 21 provincias, con más de 650 voluntarios involucrados.

La Fundación cuenta con Consejo de Administración presidido por Damián Donnelly y se sostiene gracias al apoyo de empresas, instituciones y donantes individuales.

Continúa en marcha la obra de la cancha de rugby
La gobernadora Rosana Bertone, junto al secretario de Estado de Seguridad, Javier Eposto, y al director del Servicio Penitenciario Provincial, Claudio Cánovas, visitaron el avance de obra en la cancha de rugby ubicada dentro de la Unidad de Detención de Río Grande.
Esta construcción surge a raíz del trabajo realizado por la Fundación Espartanos que lleva adelante un proyecto de integración, socialización y acompañamiento a las personas privadas de su libertad a través del deporte, la espiritualidad, la educación y el trabajo.
Al respecto el secretario de Estado de Seguridad, Javier Eposto, comentó que “es una estupenda cancha de rugby que vinimos a visitar con la Gobernadora para observar cómo se está llevando adelante la obra”.

En tal sentido, señaló que “esta obra fue gestionada por la gobernadora Bertone a través de una donación y un convenio que se firmó entre la Fundación Espartanos y el Grupo Macro que otorgó los fondos para la compra del césped sintético”.

Por su parte, el director del Servicio Penitenciario Provincial, Claudio Cánovas, explicó que “esto fue un proyecto que firmó la Provincia en abril del año 2018. Hoy se está terminando esta cancha de césped sintético que nos va a permitir dar recreación a los internos, pero también nos va abrir las puertas a la comunidad en general”.

Por último, Cánovas manifestó que en lo que respecta a las cárceles “éste programa funcionó muy bien y en principio se dudaba en aplicarlo porque el que no conoce ve el rugby como un deporte agresivo, pero está muy lejos de eso porque les enseña respeto, la cultura del trabajo y ayudarse uno a otro”.