jueves, abril 22, 2021
InicioJusticiaComisario acusado de acoso sexual fue sobreseído

Comisario acusado de acoso sexual fue sobreseído

El Comisario Fabián Bustamente fue sobreseído definitivamente del delito de “amenazas coactivas”, que fueran denunciadas por la agente de la Policía de Tierra del Fuego, Mónica Almaras cuando ésta cumplía funciones en la Comisaría Segunda de la ciudad de Ushuaia, en la que el Comisario Bustamante era su jefe.

La acusación por parte de Almaras fue radicada el 12 de junio del año 2018, cuando compareció ante la Fiscalía de la Justicia provincial para denunciar formalmente a quien en el año 2016 era su jefe en la dependencia de la calle Concejal Rubinos del Río, en la ciudad de Ushuaia.

La suboficial señaló que los hechos por los que se consideraba damnificada ocurrieron en oportunidad de desempeñarse en la Comisaría 2da., en donde permaneció hasta noviembre del año 2017. Según la suboficial, después de haberse ella sometido a dos intervenciones quirúrgicas – una de busto y otra de ovarios – Bustamante la habría llamado a su despacho para proponerle según sus propias palabras: “Si vas a necesitar más días de licencia por razones de salud, podemos arreglar las cosas de alguna manera que nos convenga a los dos…”.

La suboficial sostuvo que su superior además le remarcó que “soy yo el que tiene las tiras y la chapa y el que decide si vas a ascender o no, según las calificaciones que te ponga”.
De la investigación, que se llevó a cabo en el Juzgado de Segunda Nominación, a cargo de la jueza María Cristina Barrionuevo, se pudo determinar que la agente Almaras solicitó en el año 2016, autorización para viajar a la ciudad de Córdoba a realizarse una intervención quirúrgica porque, según ella, era “una paciente oncológica”. La institución autorizó dicho traslado requiriéndole que presentara a su regreso los certificados pertinentes, cosa que no sucedió y por esto se le inició un sumario administrativo.

A los pocos días del regreso de Almaras a la provincia, se presentó en la Comisaría Segunda la médica María Carolina López quien aseguró haberle realizado una cirugía estética (operación de busto) a la agente y que ésta no le había pagado los honorarios por la cirugía estética por un valor de alrededor de 80 mil pesos. Por este motivo se le inició un sumario administrativo a Almaras, por faltas injustificadas relacionadas directamente por esa operación, dado que fue una cirugía estética y no oncológica como lo había manifestado Almaras ante sus superiores, ni había presentado la historia clínica ni el protocolo médico a la superioridad tal como lo indica el reglamento policial.

Lo que se desprende de la resolución judicial, es que Almaras habría obtenido bajas calificaciones dado sus inasistencias y rendimiento en su trabajo como lo demuestran las evaluaciones que realiza el departamento de Evaluación Administrativa de la Policía Provincial. Se infiere de los informes policiales que la agente tuvo 370 inasistencias a su trabajo entre el año 2011 y el 2018 . También 63 sanciones disciplinarias que determinaron una calificación en su evaluación anual con un promedio de 5, nota que se considera como “deficiente”, situación esta que determinó que la agente Almaras no fuera ascendida en los últimos años.
La investigación dio como resultado que la acusación de Almaras afirmando que el comisario Bustamante la acosó, fueron falaz y que su acusación en contra del oficial se debió a su enojo por no poder ascender en su carrera.

También se tomo en cuenta para sobreseer a Bustamante las distintas declaraciones de la agente que cambiaban según el día y dónde realizaba sus declaraciones. Almaras en su primer declaración (junio de 2017) afirmó que: “El comisario cerró la puerta de su oficina y me dijo que no te olvides que tu ascenso y calificaciones depende de lo que yo decida, tenés que mostrarme lo que te hiciste en la zona” refriéndose a la operación de pechos y una vaginoplastía. En el interrogatorio ante el fiscal aseguro que : “Lo que él quería (Bustamante) es un intercambio sexual” y mas tarde declaró que el oficial le dijo: “Usted es una persona muy bonita, muy simpática ¿aceptaría salir conmigo a tomar algo fuera del horario laboral?” y en la ultima declaración afirmó que Bustamante no le hizo referencia concreta a tener relaciones sexuales.

Lo que a las claras quedó en evidencia para la investigación es que Almaras en distintas declaraciones planteó tres situaciones diferentes sobre el mismo caso: 1) Que “le muestre lo que te hiciste en la zona”( hablando de las partes pudendas); 2) Suponer que él quería un intercambio sexual. 3) La alusión a salir a tomar algo fuera del horario laboral y asegurar después que no le hizo una referencia concreta a tener sexo.

La investigación determinó que las fechas de las operaciones y lo que la agente declaró no coinciden. Almaras reconoció que a fines del 2015 viajó a Tucumán a realizarse una operación estética de pechos, siendo que la operación de ovarios fue en octubre del 2016. Sostuvo que el acoso del comisario Bustamante se había realizado en “otoño” de 2016 (entre mediados de marzo y mediados de junio), oportunidad en la que el oficial le habría pedido “ver dónde se hizo la operación”. Así quedó comprobado que no pudo haber tenido la conversación en “otoño” del 2016 porque la operación se realizó en octubre de ese año.

Y un punto importante a destacar es lo dicho por Almaras que le comunicó a sus superiores que tenía que viajar a realizarse un procedimiento quirúrgico por “problemas oncológicos”, cosa que resultó falsa.

En uno de los últimos párrafos de la resolución de la jueza Barrionuevo sobre el sobreseimiento de Bustamante, la magistrada destaca un punto importante sobre la personalidad de la agente de la Policía. La jueza pone en evidencia que en la entrevista con el Dr. Cavalieri (perito psiquiatra, que estuvo a cargo de la evaluación de la uniformada) el 13 de setiembre de 2018, el profesional aseguró que “en la agente no se advirtió tendencia a la fabulación, ni exacerbación de su imaginación. Reservada y poco sociable”. Dos días después, el 15 de setiembre, llamó a una radio local para contar su caso y el 17 de setiembre su denuncia salió publicada en este medio una nota en la que se informaba acerca de la acusación que había hecho al comisario.

Concluye la jueza en su escrito que: “la actitud asumida por Mónica Almaras se acerca más al de una persona mitómana”.

Por lo que resolvió “Sobreseer al Comisario Fabián Bustamante por el hecho investigado, en orden del delito de “Amenazas coactivas”.

Fuente: Diario Prensa https://www.diarioprensa.com.ar/