jueves, noviembre 26, 2020
Inicio Policial Esposa de docente asesinado desvía sospechas hacia una hija adoptiva

Esposa de docente asesinado desvía sospechas hacia una hija adoptiva

Todavía continúa sin develarse la identidad de quién mató al docente de las cátedras Mecanografía y Dibujo Técnico, y ex rector jubilado de la Escuela de Educación Técnica Nro 1 de Ushuaia, Olga Bronzovich de Arko, en la localidad de Villa Carlos Paz, adonde se había radicado junto a su esposa, la también docente Sandra Buffa.

Como ya se informara, en la mañana del martes 16 de julio último, una mujer llamó a la Policía de esa localidad cordobesa para alertar que acababa de encontrar tendido sobre el suelo a su marido, en un patio de la casa que ambos alquilaban. Al presentarse los uniformados en una vivienda de una planta en la calle El Palmar 2.400, entre las calles Playas de Oro y Solares de las Ensenadas, encontraron a Daniel Arrieta, de 58 años de edad, exánime sobre un charco de sangre, manifestando su cónyuge, Sandra Buffa, de 47 años, que ignoraba lo que le había sucedido.

Con el correr de las horas, Buffa fue detenida e imputada del delito de homicidio calificado por el vínculo.

SOSPECHAS:

El viernes ultimo, la docente que se desempeñó durante muchos años en establecimientos educativos de la ciudad de Río Grande, fue interrogada por la fiscal Jorgelina Gómez por alrededor de dos horas, luego de lo cual se dispuso su traslado a la cárcel de mujeres de la localidad de Bower, al sur de la ciudad de Córdoba.
En esta ocasión, Buffa junto a su abogado defensor Santiago Acuña sumó nuevos elementos a la investigación, afirmando al ser preguntada si tenía sospechas de alguna persona, que además de la prostituta paraguaya con quien su marido habría sostenido una relación paralela también sospechaba de una joven, a quien definió como “hija del corazón” de Arrieta y de ella, de 20 años de edad, y que se habría encontrado en el domicilio cuando se produjo el hallazgo del cuerpo.

LA AUTOPSIA:

Cuando la Policía de Villa Carlos Paz llegó al domicilio de Daniel y de Sandra, encontraron al docente, sin signos vitales. Había perdido mucha sangre que se había depositado debajo de su cabeza, por lo que en una primera instancia se dudó de si acaso el hombre no había sufrido un ACV hemorrágico.
Una vez examinados sus restos en la morgue de esa localidad, los peritos forenses determinaron que el cráneo presentaba una profunda herida causada por un elemento contundente y cortante, cuyo impacto le causó un traumatismo craneoencefálico y lesión en el cuero cabelludo.
De la autopsia se desprendió un estudio aparte de las vísceras, cuyos resultados se están esperando para determinar si al momento de ser agredido, Arrieta se encontraba bajo los efectos de algún tipo de droga que lo hubiera tornado más vulnerable.