miércoles, abril 21, 2021
InicioInterés generalLa curiosa historia del pingüino amarillo: único entre un millón

La curiosa historia del pingüino amarillo: único entre un millón

Sí, los pingüinos amarillos existen. Comenta con ironía el fotógrafo de naturaleza Yves Adams en un apunte publicado este 23 de febrero en su blog en internet. Adams tuvo el privilegio de ver a uno de estos animales de color inusual y consiguió la mejor colección de fotografías que se conocen sobre esta curiosidad de la naturaleza.

La aventura fotográfica se produjo en las islas de Georgia del Sur (océano Atlántico Sur) en 2019 pero su resultado ha sido difundido ahora a gran escala.

La viralización (difusión masiva en redes sociales en internet) de varias de estas fotografías ha motivado que su autor comparta algunos de los detalles de la expedición en la que fueron captadas, según justifica el propio Yves Adams en su blog.

Pingüino real con leucismo
Pingüino real con leucismo . (Yves Adam / Twitter)

El protagonista animal de esta historia -sin contar con el fotógrafo- es un joven ejemplar de pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) que tiene un singular plumaje blanco y amarillo como consecuencia de una mutación o particularidad genética conocida como leucismo.

El leucismo -no confundir con albinismo) se define como la falta parcial o total de eumelanina o feomelanina en las plumas, debido a una alteración heredada en el proceso de formación de esos pigmentos. Las aves que presentan particularidad producen melanina de manera normal pero el pigmento no se deposita en las células de las plumas, quedando blancas o amarillentas en diversa tonalidad.

Se debe recordar que, por contra, el albinismo es una mutación genética que reduce total o casi totalmente a formación y presencia del pigmento melánico de ojos, piel y pelo.

“Viajar a Georgia del Sur como fotógrafo de la naturaleza es un gran privilegio en sí mismo. Por lo que, cuando Quark Expeditions me pidió que me uniera a una expedición de 2 meses a la Antártida y Georgia del Sur, fue un sueño hecho realidad”, recuerda el fotógrafo Yves Adams.