miércoles, abril 21, 2021
InicioPolíticaPesquero argentino descarta inmensas cantidades de langostino y merluza

Pesquero argentino descarta inmensas cantidades de langostino y merluza

Lo grabaron los propios tripulantes. Denuncian que el propietario de la embarcación obliga a conservar solo merluza de talla grande, y el resto, merluza menor y langostino, tirarlo al mar. El INIDEP reconoce que se tiran 110.000 toneladas anules de merluza hubbsi. Depredación y nula presencia del Estado.

Imágenes en video tomadas y difundidas por los propios tripulantes de un pesquero en el Atlántico Sur, muestran cabalmente la forma vergonzosa en que se manejan esas embarcaciones, en la mayoría de los casos, con total ausencia de controles o medida alguna.

En particular se trata del buque Marisco II cuando, situado exactamente en la latitud 41º 59’ Sur, longitud 61º 05’Oeste (mar adentro frente al golfo San Matías, a la altura de Playas Doradas), se ve perfectamente cómo desde su interior la tripulación descarta indiscriminadamente merluza y langostino por la borda. Los protagonistas, y a la vez denunciantes, aducen que el propietario del buque, de nombre Antonio Di Leiva, les exige cumplir esa vergonzosa práctica.

La exhibición causó indignación en las redes sociales esta semana, al comprobarse la impunidad e irresponsabilidad con la que se manejan esta empresa, conminando a sus tripulaciones a arrojar al agua merluza y langostino de talla comercial, en un marco de absoluta falta de controles, inspectores u observadores a bordo, ni cámaras de monitoreo. “El Estado ausente en alta mar” se reflexiona en la revista Puerto, que difundió la noticia.

Aparentemente Di Leva, propietario de la empresa El Marisco con sede en Mar del Plata, es conocido en el gremio por exigir a sus tripulaciones solo merluza adulta de tallas grandes en sus bodegas. El resto de merluza de otros tamaños y langostino, lo hace tirar por la borda sin complejos.

“Así es como tiramos langostino al agua, tenemos tanta riqueza que la tiramos, es increíble lo que pasa, esto no se ve en ningún lado. Langostino, merluza, así estamos tirando la riqueza del mar porque el empresario no quiere que le llevemos langostino”, se escucha decir en el video a uno de los tripulantes, arriesgando con su nobleza su propia fuente laboral. Obviamente ya no quieren ser parte de la depredación salvaje e irresponsable que les exige la patronal.

Estas deleznables prácticas, según la tripulación, las ejerce desde hace varios años esta empresa en particular. Pero no sería la única que desoye las más elementales medidas de sustentabilidad, y acomete una depredación que pone en serio peligro el futuro del recurso.

Inspecciones que hacen agua
A las pocas horas de la publicación de revista Puerto, la empresa El Marisco fue objeto de un sumario de la Subsecretaría de Pesca, para determinar posibles infracciones a la Ley Federal de Pesca.

También aclararon las autoridades que el barco tuvo un inspector a bordo, de apellido Silva Miranda, en su última marea entre el 9 y 22 de enero. Pero no pudo explicar por qué no comunicó la grave falta ni intervino de manera alguna.

En el sitio web del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, figuran tan solo dos sorteos de inspectores a bordo entre el 1 y el 19 de enero, para dos barcos. Un alto funcionario de Pesca aseguró que los sorteos son en realidad muchos más, pero que por “problemas de comunicación” no se cargaron en la página.

El área de inspecciones es financiada por los privados y cuenta con un plantel de 53 trabajadores para ejercer sus funciones a bordo. Por la pandemia, sólo 20 están subiendo a los barcos con regularidad.

Tanto el descarte de pescado como no usar redes de pesca selectivas -comprobado ya que pescaban merluza, pero la presencia de langostino era inmensa- son faltas graves que ameritan la orden de regreso a puerto y aplicación de suspensión preventiva. No sólo eso no ocurrió, sino que, pese a la evidencia, la reincidencia y las pruebas materiales, tampoco actuó la Dirección de Control y Fiscalización nacional.

Estudios del INIDEP, Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, revelan que son 110.000 las toneladas de merluza hubbsi que anualmente son descartadas y arrojadas al mar, 30.000 durante la temporada de langostino y 80.000 en la propia pesquería de la merluza.

Fuente: Revista Puerto